RSS

EN MI SUEÑO COMÍAS MANZANAS

10 Dic
 
Privada de la libertad de sentir tu dolor contigo mientras duró el calvario, e incluso de dirigirte la palabra para interesarme por el progreso que llevaba tu enfermedad,  aún desconozco el crimen del que se me acusa y por el que tan cruel castigo hube de pagar. Pero no era mi voluntad, sino la de los tuyos la que debía cumplir…
 
Y hoy, después de varios meses sin saber de ti, he sonreído con amargura cuando al despertar de mi sueño todavía podía sentir el calor de nuestro abrazo en mi subconsciente.
 
Sabiendo ya que tu diciembre estaba cercano, hoy te llevé manzanas a casa en un tiempo imaginario en el que estabas sola, no dependías de los cuidados de nadie y disfrutar del aire sin ayuda no era un privilegio para ti, sólo una señal más de que todo iba mejorando. Sin conocer tu estado real, no  quise llevarte flores que pintaran falsas esperanzas ni bombones empalagosos que no podrías disfrutar.
 
Hablamos durante horas, sentadas en tu sofá frente a unos tés que llenaban el espacio con su olor a hierbas, mientras las manzanas reposaban en un bol con agua. Mis manzanas, que apenas serían un símbolo perdurable de que también estuve allí contigo al final.
Y tú sonreías todo el tiempo. Y yo también al saberte tranquila, al menos por un momento.
 
Al despertar, una lágrima y un mal presentimiento me han dado los buenos días. Y una hora después, la lágrima ha vuelto y el presentimiento ha sido confirmado. ¿Ha sido una despedida? ¿En esos últimos momentos me has dado tu bendición antes de marcharte liberándome de mi penitencia?
 
Esos sueños extraños…
Me ha dado por pensar que mientras te alejabas por tu camino de luz alba comías una de mis manzanas crujientes mientras los tuyos te lloraban en la cama del hospital. Y esa idea ha encendido en mi interior una llama de esperanza por tu alma. DEP


Tania A.Alcusón
Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en 10 diciembre, 2013 en cartas, reflexiones

 

2 Respuestas a “EN MI SUEÑO COMÍAS MANZANAS

  1. 000latani000

    15 abril, 2014 at 10:25

    Gracias Josele!
    La verdad es que yo también tuve mis dudas, sobretodo por cuestiones de respeto y eso, pero necesitaba plasmarlo y no quería dejarlo en el olvido.
    Hay momentos especialmente emocionales que, aunque sean disfrazados de ficción, deben ser recordados…
    Pues anímate a dejarlo fluir, y no dejes que los demás te encorseten lo que escribes. Y cuando lo tengas, avisa!! 😉
    Un beso!

    Me gusta

     
  2. Josele Ruiz

    9 marzo, 2014 at 15:21

    Bello relato. Yo en su día, también me despedí en sueños de un ser querido, pero hasta el momento no he querido contarlo por temor a que me tomen por loco. Gracias por los ánimos que insufla este relato. Tal vez, algún día me atreva yo también a relatar mi experiencia animado por la tuya

    Me gusta

     

Deja un comentario ¿qué te ha parecido la entrada?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: