RSS

NOCHE DE PAZ

30 Dic
Se lamentó maldiciendo su suerte y dio un golpe sobre el mostrador con los billetes. Matías se había quedado atrás de un grupo de pasajeros enfadados que ya se habían marchado al hotel a descansar. Aunque ya llevaba demasiado tiempo en aquel aeropuerto debía intentarlo una vez más.
—Señorita, esto no puede estar ocurriendo horas antes de Nochebuena. Me niego a creerlo. ¿Pero se da usted cuenta de lo que nos está diciendo a escasos tres cuartos de hora de la salida de nuestro vuelo?—exclamaba el anciano mientras tapaba su cara con manos temblorosas—Yo no quiero enfadarme con usted, pero ¡por Dios bendito! ¡El siguiente vuelo no sale hasta dentro de tres días! Quién sabe si ya no saldré de aquí con los pies por delante…
—Lo siento, Matías. Lo siento de veras, pero ahora mismo es la única solución que podemos ofrecerles. Como le dije antes, ninguna otra compañía vuela hoy a San Juan, y según nos informa el mecánico del avión, aún pueden tardar varias horas más en solucionar el problema—. La señorita trataba de mirarle a los ojos, pero el hombre sólo miraba, desconcertado, a través de las grandes cristaleras a los otros aviones que sí salían a sus destinos—. Le doy mi palabra de que en cuanto haya estimación de la salida de su vuelo, se les avisará al hotel para que salgan cuanto antes rumbo a casa. Pero ahora, de verdad, vaya usted a descansar y quédese tranquilo en el hotel, Matías. No podemos hacer más por ahora y probablemente hasta mañana, como mínimo, no podamos ponerles en un avión nuevo. Lo siento mucho…
—No lo entiende señorita… No estoy cansado. Llevo cuatro años ahorrando cada euro que sobra de mi pensión—comenzó a sollozar— para poder ir a visitar a mi familia en Puerto Rico… Poder ver llegar a Papá Noel con los regalos para mis bisnietos y ver sus caras iluminadas. Sueño con los abrazos de mis hijos, de mis nietos, de los hermanos que aún me esperan vivos. ¡Y espero, desde hace cuatro años con la esperanza de aguantar un día más para poder salir de Madrid en un vuelo, con dirección al lugar que aún conserva la cama donde nací, para poder tumbarme de nuevo y morir en paz a mis 75 años!
Diana tragaba saliva sabiendo que ninguna palabra que dijese le iba a poder dar el consuelo que él necesitaba. Trataba de ser aséptica con la situación, sabía que no debía involucrarse; pero no quería tomar tanta distancia como para resultar tan fría como las luces blanquecinas que les iluminaban en aquel lugar. Y sobretodo no quería causarle falsas expectativas mintiéndole.
—Matías, yo estaré aquí hasta las dos de la mañana. Le prometo que si el avión está arreglado antes de que acabe mi turno, yo misma le llamaré para darle la buena noticia—. Cogió su mano entre las suyas y le susurró algo más mientras él la miraba con los ojos empañados— Deseo de veras poder darle la noticia personalmente. Ya verá cómo va a ser un viaje lleno de ilusiones.
El hombre le besó el dorso de la mano, ya agotado, la miró y, cabizbajo, se dio la vuelta para seguir al grupo que ya esperaba en el autobús.
A las diez de la noche todavía no se había producido esa llamada de solución al problema, pero Diana se había quedado con la soledad de la expresión de Matías acompañándola en su turno. Era su hora de la cena de Nochebuena y, con su ticket en la mano para el restaurante del aeropuerto, aprovechó para hacer una llamada mientras esperaba la vez :
—Mamá, soy yo…
—…
—Sí, yo voy a cenar ahora también —…—No, mis compañeros vienen un poco más tarde, porque hay algo de jaleo todavía por aquí… No creo que lleguen antes de que yo haya terminado.
—…
—Bueno, pero esto es así. Ya lo sabes… Mañana sí podré estar con vosotros… ¡Guardádme algún langostino! —sonreía con tristeza, y los ojos se le humedecieron mientras escuchaba— …Sí, yo también… Bueno, te dejo que ya me toca pedir la cena, mamá. ¡Dales besitos a todos de mi parte y pasad una cena tranquilita! ¡Os echaré de menos! Ciao, ciao…
A las dos acabó su turno. No hubo noticias para Matías. Le hubiera gustado llamarle al hotel para haberse disculpado al menos. Pero sabía que así sólo conseguiría remover la angustia del pobre hombre, recordarle que, finalmente, había pasado la Nochebuena sólo en el hotel… Al final, Diana no logró su objetivo, se estaba llevando el recuerdo de aquella tristeza a casa.

Cuando llegó, en la soledad de su salón iluminado con luces de colores, abrió una botella de champán y sirvió dos copas.
—Feliz Navidad, Matías—. Mientras brindaba con el aire. Puso la tele, se acurrucó en el sofá y se quedó dormida, mecida entre los recopilatorios navideños televisivos que aún cantaban villancicos a esas horas.

Tania A. Alcusón
FELICES FIESTAS A TODAS LAS PERSONAS QUE DEBEN TRABAJAR PARA QUE LOS DEMÁS LLEGUEN HASTA LOS SUYOS.

Dedicado a mis compañeros de Madrid-Barajas. ¡Sois lo mejor que tiene la empresa, y no lo sabe! 

 Safe Creative #1212304262070

Anuncios
 
3 comentarios

Publicado por en 30 diciembre, 2012 en escenas, social

 

3 Respuestas a “NOCHE DE PAZ

  1. 000latani000

    9 febrero, 2013 at 10:16

    PJGA, con tu opinión me alegras el día! Si no sabes cuál de los dos queda en peor situación, entonces he cumplido mi objetivo: los dos son personas que están pasando por un momento duro. Uno no es más que otro.
    Quizás la situación parece más desfavorable para Matías… pero es sólo un día, saldrá volando en cuanto el avión se arregle. Y también Diana está sola en una fecha especial, pero es sólo un día, al día siguiente disfrutará de los suyos porque aún los tiene cerca…
    Gracias por dejar tu opinión, Pedro, es genial poder compartir con vosotros vuestras impresiones!

    Y María, gracias a tí también. Leíste más allá de las palabras, te lo agradezco…

    Un beso grande a los dos!

    Me gusta

     
  2. Maria O.D.

    11 enero, 2013 at 17:11

    ¡Hola! Tu relato tuvo un desenlace muy triste, pero también es un relato con mucho sentimiento, me ha gustado. ¡Un abrazo!

    Me gusta

     
  3. PJGA

    10 enero, 2013 at 16:04

    A veces cuesta mucho que algo que te ocurre cercano, al plasmarlo en un relato, llegue de manera efectiva tal como lo sentimos nosotros a terceras personas, en este caso al que te lee. Pero joder… aquí es que no sabes por quién sentir más empatía, si con el pobre Matías o con Diana. Sea como fuere, y a pesar de que te alejas de la linea que nos tienes acostumbrados, realmente es un horror para estas fechas que ocurran cosas así con gente como Matías, pero aún más que ocurra con trabajadores a los que joden sin piedad en estas fechas tan señaladas. Un texto muy, muy bueno. Felicidades.

    ¡Mil besos y mil abrazos!

    Me gusta

     

Deja un comentario ¿qué te ha parecido la entrada?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: